|
turkey-femmes

Via Fourth International

La decisión presidencial del 20 de marzo, a la medianoche, que declara que «Turquía se ha retirado del Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica», comúnmente conocido como el Convenio de Estambul, ha llevado a la comunidad internacional a volver la mirada sobre Turquía una vez más. La decisión es una violación de la Constitución, ya que la retirada de Turquía de una convención internacional, que se decidió que sería aceptada por el Parlamento, no puede ser aceptada por una persona por ley. Por supuesto, el estado de derecho nunca ha sido el punto fuerte de los gobiernos del AKP. Es importante reconocer que esta escandalosa decisión que tomó el presidente de un país donde la violencia contra las mujeres y las personas LGBTI, los feminicidios y los delitos de odio aumentan sin precedentes, no fue aislada; más bien, es sólo una fase de una serie de pasos sistemáticos tomados para crear una sociedad en la que la igualdad de género ya no sea un «tema de qué preocuparse».

Hay un trasfondo enorme de esta dirección islamista-nacionalista, que prefiere llamar un estado de guerra activo contra las mujeres y los derechos de las mujeres duramente ganados, que se manifiesta con ataques continuos contra todo el marco legal nacional e internacional que garantiza protección de millones de mujeres en Turquía con el pretexto de “proteger los valores familiares turcos y musulmanes”. Por supuesto, las mujeres son conscientes del hecho de que la igualdad de género no se puede lograr solo con la aprobación de algunas leyes y la firma de algunos convenios; el cambio real hacia la igualdad no puede realizarse sin apuntar a todo tipo de desigualdades en todas las esferas de la vida.

Entonces, la situación actual en Turquía en términos de derechos de las mujeres no es una etapa en la que las mujeres vivieran en un paraíso y después de la salida de IC estamos condenados. El movimiento feminista y la lucha por la igualdad de género en Turquía no comenzaron con la Convención de Estambul y no se detendrá con la retirada (que sigue siendo inaceptable para millones de mujeres que se manifiestan y marchan por toda Turquía a pesar de la brutalidad policial). Sin embargo, esto es definitivamente una señal de que el objetivo de igualdad de género se ha abandonado por completo y un gran paso para allanar el camino hacia una sociedad más patriarcal en aspecto social, cultural e institucionalmente. La declaración más reciente de la Universidad de Ciencias de la Salud luego de que la administración iniciara una investigación para el curso electivo denominado “Igualdad de género” muestra que el gobierno del AKP comenzó a recibir los frutos del arduo trabajo en las academias. No hay duda de que aceleraron el proceso y no se detendrán con la Convención de Estambul, ¡de ninguna manera!

Había muchas señales antes… La transformación del Ministerio de la Mujer en Ministerio de Familia y Políticas Sociales en 2012 y un ataque organizado al derecho de la mujer al aborto (al que no consiguieron derogar la ley, pero se le impusieron graves limitaciones prevenir el acceso de las mujeres al aborto) el mismo año fueron dos etapas muy importantes que podrían dar una idea aproximada sobre las mujeres y la Turquía “ideales” en la mente de AKP. Otro ejemplo fue la fundación de la Comisión de Investigación de Divorcios en la Asamblea Nacional en 2015; lo que quieren decir con investigar los divorcios significó tomar medidas para disminuir las tasas de divorcio, en lugar de prevenir la violencia contra las mujeres y los feminicidios y construir mecanismos efectivos para proteger a las mujeres de la violencia. Esto muestra claramente la mentalidad del AKP donde las mujeres y los niños pueden ser objeto de violencia mientras no se rompa la institución de la sagrada familia.

Uno de los principales temas traídos en la agenda de las mujeres el año pasado fue la Ley N ° 103 del Código Penal, es decir, una propuesta de moción para aprobar una amnistía para los autores de abusos sexuales a menores. Esta escandalosa moción que se había presentado al parlamento turco en 2016 fue retirada con los votos de los partidos de oposición tras los disturbios de mujeres en toda Turquía. Sin embargo, la misma moción se propuso nuevamente en 2020 y el tema aún está por resolverse; lo que pasa es que las mujeres están más fuertes y organizadas que antes. La plataforma se estableció frente a esta moción que reunió a más de 300 mujeres y organizaciones LGBTI, y que evolucionó hasta convertirse en la plataforma más trascendente e incluso conjunta con la participación de 340 mujeres y organizaciones LGBTI en agosto de 2021, bajo el nombre de Plataforma de Mujeres por la Igualdad.

En un par de años, los derechos conquistados por las mujeres han sido atacados no solo por representantes o iniciativas gubernamentales, sino también por las llamadas organizaciones de la sociedad civil apoyadas abierta o indirectamente por el gobierno o círculos progubernamentales. Sus demandas o discurso en estos años pueden predecirse: los hombres deben obtener la custodia de los hijos, no a la división equitativa de bienes en caso de divorcio, no a la pensión alimenticia, la ley para eliminar la violencia contra la mujer (6284) debe eliminarse, Turquía debe retirarse de la Convención de Estambul, y así sucesivamente… Tienen todo el poder mediático y los recursos financieros para expresar su odio contra la Convención de Estambul de la que no tienen idea y todo lo que pueden decir es que “la convención promueve la homosexualidad”. (Sí, de verdad.) Bueno, una casilla parece estar marcada de su parte… Pero este no es el final de la historia.

Por supuesto, el debate en torno a la Convención de Estambul es ahora la agenda principal en Turquía en términos de derechos de las mujeres, no solo porque la violencia contra las mujeres es enorme (especialmente a lo largo del gobierno del AKP desde 2002), sino también porque es más que obvio que todos los derechos de las mujeres están bajo un ataque activo y bien planificado y esto es solo la parte superior del iceberg. Todos sabemos algo más, otro intento surgirá inmediatamente después de este; no a la Ley 6284? ¿Derechos de pensión alimenticia? ¿Derecho al aborto? ¿Todo lo anterior? No estoy seguro todavía. Sin embargo, las mujeres en Turquía están más organizadas, conectadas y unidas a nivel local e internacional que nunca, a pesar del desafío de luchar contra una mentalidad que domina la mayoría absoluta del Parlamento y todas las esferas de la vida. Las mujeres siguen trabajando para lograr la igualdad no solo en el ámbito legal sino en todos los ámbitos de la vida; y no abandonarán la lucha por vivir en igualdad y libres de violencia y discriminación.

Veja também