|
168784-f88800f4-f877-453c-aa9f-ebd37ce3672b_0-1

Via Resumen Latinoamericano

El candidato a la presidencia por Perú Libre, Pedro Castillo, ya puede considerarse el nuevo presidente del Perú. Con el 99,795% de actas procesadas y 97,964% contabilizadas de los resultados oficiales de la Oficina Nacional de Procesos Electorales

De acuerdo con la última actualización, el representante de Perú Libre obtiene un 50,206%, mientras que la corrupta candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, alcanza un 49,794%. Los porcentajes obtenidos por los candidatos, cuya diferencia ahora es de 0,412 puntos y 71.764‬ votos favor del profesor cajamarquino.

En la noche del martes, Castillo habló desde la sede del comando de campaña del Partido Perú Libre a una multitud que se mantiene en vigilia permanente desde la noche misma de las elecciones. En su discurso envió una advertencia directa al organismo electoral que no siga retrasando un resultado que ya el pueblo conoce. También se dirigió al empresariado que quiso en estas últimas horas generar zozobra con una campaña de mentiras tales como que en un eventual gobierno de Perú Libre se confiscarían las jubilaciones y pensiones de la población y otras ridiculeces similares.

Castillo señaló que «por Perú y por la democracia llamo a que sean respetuosos de las decisiones del pueblo».

Con el 60 por ciento de los votos del exterior ya computados, la candidata fujimorista obtenía dos tercios de esos votos. La derecha hacía cálculos de los votos del exterior, que los ilusionaba con la posibilidad de darle vuelta al resultado. Pero a medida que avanzaba el conteo los números no les daban. Se estima faltan contar unos 150 mil votos del extranjero, tal vez algo más. Con la tendencia de una ventaja de dos a uno de la derecha entre esos votantes, Keiko sacaría entre esos sufragios que todavía faltan computarse una ventaja de entre unos 50 mil y 100 mil votos, que no le alcanzarían para pasar los más de 100 mil que le lleva Castillo. Pero en el fujimorismo insisten en que pueden dar vuelta el resultado.

De los votos emitidos en el país, falta contar poco más del uno por ciento. Son de zonas rurales y poblaciones alejadas, demorados por la distancia entre las mesas de sufragio y los centros de cómputo y las dificultades del transporte. En su gran mayoría favorecen a Castillo. Se estima que los votos terminen de contarse, con los últimos llegados del exterior, entre este miércoles y el jueves. Pero el anuncio oficial del ganador podría demorar más días si los votos impugnados superan la diferencia que separa a los dos candidatos. Todos hacen cálculos, especulaciones de cómo se pueden mover los últimos números. Castillo respira más tranquilo. Keiko habla de fraude.

Veja também