|
Cristian-Cuevas-1024x685-1

Via JGM Radio

Reconocido dirigente sindical y activista por la diversidad sexual, el nuevo contendiente militó en tres partidos políticos, lideró una huelga que paralizó por más de un mes las obras de Codelco en Los Andes, fue agregado laboral de Bachelet en España, vocero del Frente Amplio y postuló tres veces al Congreso. Hoy, espera alcanzar las 33 mil firmas necesarias para llegar a la papeleta en noviembre.

El político y dirigente sindical Cristián Cuevas Zambrano (52) sería la carta presidencial de La Lista del Pueblo. Esto, luego de que en la noche del jueves trascendiera la resolución del Tricel de la colectividad que lo declaró oficialmente candidato, al obtener 43 votos en la elección interna, superando a la opción “Abstención” que alcanzó 30.

Nacido en 1969, oriundo de Coronel y con estudios en Trabajo Social en la Universidad Arcis, Cuevas es el primer candidato presidencial abiertamente homosexual en la historia de Chile.

Exmilitante socialista, comunista y de Convergencia Social, Cuevas fue presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), consejero de la CUT y agregado laboral en España durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet.

Actualmente forma parte del Movimiento Victoria Popular (MVP), “articulación anticapitalista, feminista, ecosocialista, libertaria y decolonial” que, a su vez, integra el conglomerado Chile Digno.

Cabe señalar que una vez oficializada su candidatura por La Lista del Pueblo, Cuevas tendrá hasta las 00 horas del 23 de agosto para recolectar los 33.369 patrocinios que el Servel le exige para presentar su candidatura independiente en las elecciones del 21 de noviembre.

Dirigencia sindical y activismo por la diversidad

Su experiencia en el sindicalismo partió en 1997 cuando formó el sindicato de Sodexo Chile en la Minera Andina, perteneciente a Codelco, el que lideró hasta 2003 cuando fue despedido por organizar una huelga junto a otros trabajadores.

Alcanzó notoriedad en junio de 2007 al ser elegido presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC). En ese rol, lideró una huelga que se extendió por 37 días, y en la que logró que Codelco otorgara a los trabajadores subcontratados mejoras salariales, seguros de salud y de vida, beca escolar y el pago de un bono de productividad, a través de las empresas contratistas.

Luego de esa exitosa experiencia, se hizo un nombre en el sindicalismo nacional y en 2008 fue elegido consejero de la CUT con 39.761 votos, donde desempeñó la secretaría de negociación colectiva, conflictos y solidaridad.

En octubre de 2013, un grupo de dirigentes de tres federaciones afiliadas a la CTC interpuso una querella por estafa, apropiación indebida de dineros y contrato simulado en contra de la exdirectiva que Cuevas encabezó. Esto, debido a la compra supuestamente fraudulenta de una vivienda de la Agrupación de Jubilados y Montepiados de Chile en 330 millones de pesos, y no en los 200 millones que costaba originalmente. Además, acusaron que la Agrupación solo recibió 220 millones y no la totalidad del dinero.

Cuevas descartó las acusaciones, asegurando que la negociación se hizo adecuadamente, y apuntando a una maniobra para dañar sus aspiraciones políticas, en el momento en que postulaba al parlamento por el distrito 3.

Recurrente en las marchas por la diversidad sexual, Cuevas hizo noticia en 2008 cuando declaró abiertamente en entrevista con la revista Paula pertenecer a las disidencias sexuales.

“Yo me siento parte de un sector minoritario de este país. Que me critiquen por mi sexualidad no me da miedo, porque la asumo y no tengo por qué ocultarla. Los trabajadores han sido respetuosos frente a este tema, porque mi capacidad de liderazgo no se mide por mi orientación sexual. Los que me han querido hacer daño con eso perdieron la batalla”, declaró en su minuto.

Tres candidaturas fallidas y múltiples militancias previas

Cuevas militó en el Partido Socialista entre 1983 y 1999, año en que ingresó a las filas del Partido Comunista para participar activamente en la campaña de Gladys Marín, tienda en la que permaneció hasta septiembre de 2015.

Como miembro del conglomerado fue candidato a diputado en 2009 por el distrito 46 (Lota y la provincia de Arauco) bajo el pacto Concertación y Juntos Podemos por más Democracia. En esa instancia obtuvo el 22,92% de los votos (22 mil sufragios), obteniendo el tercer lugar entre los candidatos, sin resultar elegido.

En 2013 repitió la experiencia, postulando en el distrito 3 (Calama, María Elena, Ollagüe, San Pedro de Atacama y Tocopilla) bajo el pacto Nueva Mayoría. Las 12 mil preferencias que acarreó (21,11% de los votos) no fueron suficientes y Cuevas repitió el tercer lugar en las votaciones, sin ser electo diputado.

Durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, el dirigente sindical fue designado Agregado laboral en la misión diplomática de Chile en España, cargo que mantuvo entre mayo de 2014 y julio de 2015, cuando renunció tras la muerte del trabajador contratista de Codelco Nelson Quichillao a manos de Fuerzas Especiales de Carabineros en el marco de movilizaciones en la División El Salvador de la cuprífera estatal.

En la ocasión, argumentó no seguir ejerciendo esa función “por ser incoherente a mi pensamiento, debido a que mi principal deber es proteger los derechos de los hombres y mujeres de trabajo. Además, tomo esta decisión en solidaridad con los trabajadores contratistas sus familias y especialmente con la del compañero Nelson Quichillao, quien ha entregado su vida por la causa de los trabajadores. Me resulta imposible permanecer ajeno a estas luchas».

De vuelta en Chile, y tras su renuncia al PC, participó en la fundación del movimiento Nueva Democracia, colectividad que se unió al Frente Amplio y en donde Cuevas asumió la vocería del bloque y respaldó la precandidatura presidencial de Alberto Mayol.

Como parte del Frente Amplio y en cupo del Partido Humanista, Cuevas emprendió sin éxito su tercera candidatura al Congreso en 2017. Esta vez por el distrito 20 (Concepción), obteniendo un 2,23% de los votos.

En 2019 Nueva Democracia se fusionó con otras agrupaciones formando el partido Convergencia Social, recientemente legalizado a nivel nacional. Cuevas llegó a ser vicepresidente del partido, pero renunció en noviembre de 2019 manifestando su rechazo a la participación de Gabriel Boric en el “Acuerdo por la paz social y la nueva constitución”.

Desde entonces se integró al Movimiento Victoria Popular (MVP), una colectividad territorial que se define “anticapitalista, socialista, libertaria, feminista, ecosocialista y decolonial”, que integra el conglomerado Chile Digno y que apoyó la precandidatura de Daniel Jadue en las primarias de Apruebo Dignidad.

Veja também